-La importancia de los caldos. Receta caldo de pescado

*La importancia de los caldos:

Bien preparados y cocinados, los caldos de carne son extremadamente nutritivos y más digestivos, ya que contienen los minerales y electrolitos del hueso, cartílago, médula y vegetales.

El vinagre añadido a la cocción ayuda a extraer minerales como calcio, magnesio o potasio.

La gelatina que se crea en la cocción actúa como un compuesto digestivo. Ésta ha sido utilizada y con mucho éxito en muchos desórdenes intestinales como acidez, colitis o desorden de Crohn, la cual contiene el aminoácido L-arginina y glicina en grandes cantidades, lo que ayuda a que el cuerpo utilice las proteínas de mejor manera. Los caldos ricos en gelatina son una gran ayuda para los que no pueden comer grandes cantidades de carne en sus dietas, también ayuda en el tratamiento de desórdenes como la anemia y otros desórdenes de la sangre, diabetes, distrofia muscular e incluso cáncer.

En la sabiduría antigua judía, los caldos de pollo (la penicilina de los judíos) es un remedio muy bueno para los resfriados y asma. LOGOTIPO ANGA (22) - copia - copia

La investigación moderna ha confirmado que los caldos ayudan a prevenir y mitigar las enfermedades infecciosas.

Otra creencia del pasado es que el caldo de carcazas y cabezas de pescado ayuda a la virilidad, es especialmente rico en minerales especialmente el yodo. Es también importante mencionar, que el caldo hecho con las cabezas y por lo tanto con las glándulas de tiroides del pescado, suple gran parte de las cantidades de hormonas tiroides humanas.

Hace cuatro mil años, médicos chinos rejuvenecían a pacientes que se hacían mayores con una sopa de glándulas de tiroides de animales. Según los textos chinos, este tratamiento ayudaba a los pacientes a sentirse más jóvenes, les daba más energía y a menudo restauraba las habilidades mentales.

*Receta de caldo de pescado:

-3 ó 4 carcazas de pescado que no sea pescado azul

-2 cucharadas de mantequilla

-2 cebollas

-1 zanahoria

-1 cucharada pequeña de tomillo y otra de perejil

-1 hoja de laurel

-120 ml. vaso de vino blanco o vermouth

-60 ml. vinagre

-3 litros de agua

Se recomienda pescado azul ya que el pescado con aceites no saturados, puede poner rancio el caldo en el proceso de cocción.

Derretir la mantequilla en un caldero de acero inoxidable o hierro. Añade los vegetales y cocina muy lentamente media hora hasta que estén cocidos. Añadir el vino y esperar a que hierva para añadir las carcazas de pescado y cubrir con agua filtrada y fría. Añadir el vinagre, traer todo a ebullición y quitar después la espuma que se vayan poniendo en la parte superior de la cocción. Añadir las hierbas juntas  al caldero. Bajar el fuego, cubrir el caldero con la tapa y a fuego lento de 4 horas a 24 horas. Remover las carcaza y colar el caldo, ponerlo en el refrigerador para enfriarlo bien. Una vez frío, si tienes suficiente caldo para varios días, se recomienda para su mejor conservación quitarle la capa de grasa que está en la parte superior.

Anuncios