CUÁNDO EMPEZAR EL TRATAMIENTO CON ACUPUNTURA PARA MEJORAR LA FERTILIDAD

Hacer hincapié en la importancia de iniciar el tratamiento de acupuntura unos meses antes de meterse de lleno en los procedimientos de reproducción asistida y los ciclos de estimulación ovárica mediante fármacos. Lo ideal sería comenzar un

os 3 meses antes o calcular el tiempo que abarcaría 3 – 4 ciclos menstruales de la mujer. En el caso del hombre con alteraciones en la calidad del semen también se recomiendan, en principio, 3 meses de tratamiento, con seminogramas de control para ir evaluando la respuesta. Esto, traducido en número de sesiones de acupuntura, puede significar 10 – 12 sesiones. En ocasiones es aconsejable tratar a ambos miembros de la pareja. Tengamos presente que, en la mayoría de los casos, existen alteraciones funcionales que llevan arrastrándose durante años. Acudir cuando ya se están administrando los medicamentos correspondientes para estimular los ovarios y se tiene fecha para el procedimiento no nos da apenas margen para actuar. Además, cada plan terapéutico es diferente, personalizado, elaborado exclusivamente para esa persona. Y no sólo eso, sino que se van efectuando variaciones según la fase del ciclo de la mujer y otra serie de parámetros que tenemos en cuenta.

reserva ovárica

A menudo indicamos modificaciones en la alimentación o pautas que afectan a hábitos y estilo de vida. Nada de esto es posible llevarlo a cabo de manera satisfactoria en sólo 3 – 4 sesiones. Eso no quiere decir que pocas sesiones no puedan proporcionar un efecto positivo – la naturaleza a veces nos sorprende – pero no es el planteamiento correcto ideal. Se necesita tiempo para reajustar los desequilibrios hormonales o los trastornos fisiológicos y situar al organismo en las mejores condiciones posibles para afrontar el proceso de reproducción asistida con mayores probabilidades de éxito. Muchas veces no hay ningún “problema¨ pero el estado en el que viven estas parejas, de ansiedad, frustración y afectación emocional, derivado de la búsqueda infructuosa de gestación, es tan sumamente intenso que constituye por sí mismo un “bloqueo”, un impedimento para conseguir el embarazo.

De hecho, no es nada raro que personas que llevan un largo período de tiempo intentando tener un hijo de forma natural o asistida sin éxito, lo consigan una vez “tirada la toalla” o cuando se produce un cambio en sus prioridades vitales, se relajan en este sentido y el deseo de procrear deja de ser una “obsesión” en sus vidas. Esto también lo vemos con relativa frecuencia en consulta y nos produce una inmensa satisfacción y alegría: pacientes que se someten con tiempo a los tratamientos de acupuntura, se benefician de sus efectos a los diferentes niveles, su organismo responde, se relajan y se quedan embarazadas antes de empezar un proceso de reproducción asistida, ahorrándose el desgaste físico, psíquico y económico que estos suponen. No estamos hablando de tratamientos fáciles, en absoluto, el rango de éxito es ya de por sí estrecho y el tiempo de tratamiento de apoyo con acupuntura puede ser un factor determinante. La incertidumbre y todas las circunstancias que rodean a los casos de infertilidad no son comparables a otro tipo de cuadros que abordamos. Soy plenamente consciente de ello e intento hacer todo lo que esté en mis manos para facilitar a las parejas su recorrido por este largo camino plagado de obstáculos y contribuir a la consecución del ansiado objetivo.

Anuncios

>La glándula Tiroidea 2 Parte: El Hipertiroidismo visto desde una perspectiva alopática y desde la medicina china

El Hipotiroidismo es una condición en la que la glándula tiroidea produce demasiada hormona tiroxina.

El hipertiroidismo puede agitar el metabolismo considerablemente causando como consecuencia adelgazamiento, pulsaciones rápidas o irregulares, sudor, hipersimpatismo, nerviosidad e irritabilidad.

Algunas opciones alopáticas son: Medicamentos anti-tiroideos, yodo radioactivo o intervención quirúrgica para estirpar parte de la glándula.

A veces ocurre que no es fácil de diagnosticar ya que sus síntomas se comportan como en otras condiciones o padecimientos.

Algunos síntomas son:

– Bajada repentina de peso
– Taquicardia (más de 100 pulsaciones por minuto)
– Arritmia (pulsaciones irregulares)
– Agitación del corazón con palpitaciones
– Aumento del apetito
– Nerviosismo, ansiedad e irritabilidad
– Temblores de carácter ligero en las manos y dedos
– Sudoración
– Desarreglos menstruales
– Incremento de la sensibilidad al calor, piel caliente
– Diarrea por hiperperistaltismo
– Incremento del tamaño de la glándula tiroidea (bocio)
– Cansancio o debilidad muscular
– Insomnio

A veces una condición poco común llamada enfermedad de Graves puede afectar a los ojos. Estos sobresalen sus orbitas debido a una inflamación de los tejidos oculares que se hinchan y les da ese aspecto. Esto a su vez produce una sequedad y enrojecimiento, visión borrosa o doble con movimiento reducido.

Como explicamos en el artículo sobre el hipotiroidismo, es el hipotálamo el que le envía una señal a la glándula pituritaria para segregar HST o hormona estimulante del tiroides. Entonces la pituritaria a su vez segrega HST dependiendo de la cantidad de T-4 y T-3 en sangre. Si no hay suficiente entonces la HST incrementara y viceversa.
Si la glándula malfunciona y segrega demasiada hormona tiroidea entonces los niveles de HST quedarán por debajo de lo normal y si la glándula no puede segregar suficiente hormona tiroidea los niveles de HST en sangre serán muy altos.

Etiología: Alteración linfocitaria (defecto en los linfocitos T supresores que permite la interacción de otros linfocitos T, los colaboradores, con antígenos específicos del tiroides lo que induce la hiperestimulación de este. Como es natural, los linfocitos B producirán entonces Ig (inmunoglobulinas), del tipo G-7S, que se detectan como expresión del hipertiroidismo.

Ahora bien, ¿Por qué ocurre esto? La endocrinología no sabe, no responde. Por consiguiente el control no puede hacerse sino con neotonizol. Resultados clínicos obviamente irregulares.

Causas:
* Enfermedad de Graves
* Nódulos tiroideos (adenomas, bocio)
* Tiroiditis (inflamacion de la glandula que acurre a veces después del parto)
* Tirotoxicosis
* Enfermedad de Basedown

Complicaciones:
* Problemas cardiacos
* Osteoporosis (ya que mayores cantidades de hormona tiroidea interfiere con la habilidad del cuerpo de incorporar calcio a los huesos)
* Problemas oculares
* Problemas de la piel

Perspectiva de la medicina china :

1.- Hipertiroidismo (enfermedad de Graves, enfermedad de Basedow, tirotoxicosis) en terreno de hiperactividad hepática, de calor interno, que aceleran todo el metabolismo: el biliar (colecistitis), el oftálmico (glaucomas, conjuntivitis, retinitis), el nervioso (irritabilidad), el vascular (H.T.A.) etc., a veces con estancamiento de energía (nódulos). Calor Plenitud de Hígado y Vesícula Biliar asociado a Humedad-Calor en Recalentador Medio o a Mucosidades-Calor con producción de bocio, nódulos tiroideos o tiroiditis, (asociación con Estancamiento de Qi, Sangre, Mucosidades)

Se trata por tanto de una agitación previa hepática, constitucional, asociada a una tendencia a estancar líquido, sangre, mucosidades y enzimas en el entorno tiroideo lo que irrita e hincha el tiroides.

Entre los cinco síndromes que constituyen este tipo de hipertiroidismo, el terapeuta bien entrenado encontrará los más obvios y aliviará al enfermo con los dos o, a lo sumo tres principios, con las que conseguir la inhibición de este exceso tiroideo.

TRATAMIENTO a base de plantas:
Celidonia, Diente de León, Eucaliptus, Ulmaria, Salvia.

Dieta o nutrición ideal para casos de hipertiroidismo:

Hay alimentos que podrían ayudar a “frenar” la hiperactividad de la tiroides:

La col, el rábano, las coles de Bruselas, la coliflor, el brócoli… pertenecen a la familia de las Crucíferas y pueden sernos útiles gracias a su aporte de ácidos clorogénico y cafeico que dificultarían la absorción de Yodo.

Semillas de lino o linaza.

Las legumbres (lentejas, garbanzos, soja o soya, frijoles, etc.) han sido tradicionalmente aconsejadas a los pacientes con hipertiroidismo. Los cacahuetes o maní, el mijo (un cereal) y los piñones son muy recomendables ya que inhiben la producción de tiroxina. Frutas y alimentos crudos (ensaladas) en exceso. La Medicina Tradicional China dice que los alimentos crudos y “refrescantes” tienden a calmar la tiroides ya que enfrían o refrescan nuestro organismo. Esto es más evidente en invierno ya que cuando hace frío no nos apetece tomar ensaladas ni fruta en exceso.

Alimentos perjudiciales para el hipertiroidismo:
Las algas marinas y el marisco son los principales alimentos que deben evitar las personas con hipertiroidismo ya que suelen llevar mucho Yodo (unas más que otras)
Evitar la sal yodada.
Evitar el ajo, la avena, los anacardos y las almendras, los pistachos.
Evitaremos los excitantes, alimentos o plantas medicinales, que según la Medicina China nos activen o “calienten” nuestro metabolismo como: la canela, el ginseng, el mate, el café y en general todas las plantas picantes.
Como norma su médico o especialista le dará el listado de los productos más habituales en su zona que no debería comer o hacerlo en poca cantidad. El médico naturista o especialista en Medicina Tradicional China también le dará una dieta o pautas dietéticas adecuadas, según cada persona, para tratar la hipertensión.

Plantas medicinales o fitoterapia:
El extracto de Licopodio es de las pocas plantas medicinales que nos puede ayudar en caso de hipertiroidismo.